top of page
Buscar
  • Foto del escritorMayela Sandí

NOVIAS I: Mali Pacheco y Beto Guardia

Una de las cosas más lindas de mi trabajo es poder conocer a personas especiales y además hacer realidad su boda de ensueño. Pero he estado pensando que es egoísta no compartir más de las experiencias de mis clientes, pues al fin y al cabo sus historias son valiosas y nos pueden inspirar a más de uno de nosotros.


Es por esto que he decidido empezar con una serie de blogs dónde les compartiré más de mis relatos con clientes, sus historias y anécdotas para que nos llenemos de esperanza y amor. Y esta serie la empieza mi querida Maria Amalia Pacheco junto con su esposo Alberto Guardia, pero dejémonos de formalidades y llamemos con confianza a Mali y Beto para que nos cuenten más de su historia.

La familia Guardia Pacheco

MALI y BETO


Hola a todos, nosotros somos Mali y Beto: Una nutricionista realizada y un empresario super trabajador, que además de ser apasionados por nuestras vocaciones, somos amantes de la naturaleza, la playa, la montaña (dónde planeamos vivir),  y tenemos dos perros que amamos. Nuestra relación es alegre, espontánea y somos excelentes compañeros/amigos.

Nos comprometimos un 9 de enero, en la finca dónde vamos a vivir: Beto se hincó y me empezó a decir las cosas más lindas y todo lo que veía en mí. ¿Recuerdan que les dije que somos una pareja espontánea? Bueno, ese 9 de enero ¡era un miércoles en la mañana! ¡No me lo esperaba! Y a pesar que la emoción sacó mis lágrimas, me sentí tan feliz y al mismo tiempo impactada porque sabía que estaba tomando la decisión más importante de mi vida.


Ahora sí, comenzaba la planeación: Decidimos establecer la fecha de la boda luego de 2 meses de comprometernos; nos decidimos casar en febrero porque nos encanta el verano y nos parecía menos enredado que enero y menos caliente que marzo. En serio consideren todos estos detalles.


Para la decoración quería una gama específica y una mezcla tropical y clásica. Hice una presentación inspirada en cosas lindas que había visto y decidí que quería una gama de morados, rosados y blanco (lirios, orquídeas) con hojas de verdes vibrantes y alegres. Quería detalles en dorado (mi color favorito), que le dan calidez y brillo a todo. Y entonces luego de saber bien qué quería, tocaba buscar quién tendría el honor de hacer esto posible.


Ya habíamos escogido el lugar dónde casarnos (Swiss Travel, Eventos del Sol) y el staff del venue nos recomendó a Mayela, lo cuál resonó con otra referencia que nos brindó una amiga. Haciendo el cuento corto, esta recomendación fue el mejor consejo nos pudieron haber dado️. Maye fue la persona mas dulce y atenta desde el principio, por eso no dudamos en escogerla. Siempre nos transmitió serenidad y confianza y le dio rienda suelta a mi imaginación, pero principalmente captó a la perfección y desde el principio lo que quería y siempre estuvo atenta y abierta a mis peticiones.


El proceso con Maye simplemente fue inmejorable: Un trato espectacular, siempre le prestó atención a todo y su carácter tan dulce hizo que todo el proceso fuera lo que tenía que ser: una ilusión increíble y expectativas que se superaron el día de la boda.


Cuando llegué a la iglesia sentí una paz y una alegría inmensa que no puedo expresar. El lugar se veía precioso y lleno de gente que queremos. Desfilar con mi papá y ver a mi Beto esperándome en el altar me dio tanta emoción e ilusión que se me salieron las lágrimas mientras iba caminando. Se me pone la piel de gallina con solo contarlo.



Y bueno, llegar al salón fue simplemente fue impresionante. La belleza de salón y la magia que se sentía esa noche eran inexplicables. Ni en mis sueños pensé que iba a tener un salón tan precioso. Hace un rato les dije que se ponía la piel de gallina, bueno ahorita ya hasta se me salen las lágrimas de recordarme lo que sentí cuando entramos Beto y yo, y la gente nos recibió con tanto amor y cariño en ese salón tan espectacularmente decorado.





Para ir cerrando, si les puedo dar un consejo es que vivan cada segundo de este PRECIOSO momento porque es único y no se repite. Una boda tiene que ser un proceso que disfrutemos, no que nos angustie. El estrés muchas veces es inevitable pero recuerden que es un estrés enfocado al día mas precioso que van a vivir, así que mantengan la calma y vivan cada segundo del proceso previo y  el día de su boda; aprecien cada instante de manera intensa para que se grabe en su memoria y en su corazón. Y recuerden que al final TODO SALE, y que lo mejor esta por venir en su vida matrimonial. Esto es lo mas importante.


Gracias a Maye y su equipo por complacernos y chinearnos tanto. No hay palabras que puedan expresar lo que fue empezar nuestra familia en un marco tan hermoso.


-Mali y Beto

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page